<<<< Web y tienda online se mantienen abiertas. La tienda física cierra por prevención hasta nuevo aviso. CONTACTO - Whatsapp: 680973917 o E-mail: info@mimmos.net >>>>

En qué aspectos debemos fijarnos a la hora de elegir una silla contra macha

En qué aspectos debemos fijarnos a la hora de elegir una silla contra macha

En un momento en el que la seguridad de los más pequeños comienza a tomar la relevancia que debe tener, empezamos a encontrar multitud de modelos y marcas que se suman a la fabricación de sillas de auto. Existen muchas opciones que brindan una alta seguridad, pero también muchas más que nos hacen dudar si realmente tienen una seguridad al menos aceptable.

 

Más correctamente definidas como sistemas de retención infantil, ha quedado más que demostrado la conveniencia de llevar a nuestro bebé en el sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible. Por legislación sólo es obligatorio hasta los 9 Kg en el caso de la norma R44 o 15 meses en el caso de la norma R129, pero la gran mayoría de organismos dedicados a la seguridad vial ya recomiendan alargar su uso más allá de estos mínimos legales. La seguridad aumenta hasta 5 veces más que posicionándolo a favor de la marcha, minimizando posibles daños, principalmente si hubiera un impacto frontal. Incluso en impactos por alcance se consiguen unos mejores resultados. Lo ideal es poder llegar al metro de altura o 18 Kg. aproximadamente, aunque existen dispositivos que lo permiten hasta los 25 Kg. o incluso el 1,25 m. de altura.

A la hora de elegir una silla a contra marcha debemos valorar varios aspectos importantes.

Para empezar y dado que es un tema complejo, aunque este post sea un mero resumen, es importante poder ser asesorado por establecimientos que conozcan bien el tema, tengan las principales sillas del mercado y puedan realizar pruebas e instalaciones acorde a las necesidades y posibilidades de cada familia.

Según el tipo de anclaje al coche – con cinturón de seguridad o con Isofix – debemos valorar que marca hay detrás de la silla, qué pruebas ha pasado y con qué resultados, así como los materiales con los que está construido y elementos que posee de seguridad.

  • Materiales:

    La estructura de la silla es una de las principales inversiones que hacen los fabricantes para minimizar riesgos. Lo ideal es obtener materiales con una gran capacidad de absorción y disipación de impactos. Un buen indicador es que los materiales sean deformables y tengan un diseño específico que permita reducir la llegada de energía al interior de la silla. Normalmente con estructuras de polipropileno o policarbonato complementadas con EPS (poliestileno expandido de alta densidad).

  • Capas:

    Poseer varias capas también aumentará la seguridad. Normalmente una estructura principal con un buen refuerzo, a la cual se le añade un cabecero para reforzar la cabeza y cuello. Como extra muchos modelos añaden un protector de impacto lateral como tercera barrera a impactos y refuerzo de los accidentes más habituales en la carretera: los laterales.
  • Cabecero:

    Siguiendo el punto anterior, un cabecero que no forme parte de la carcasa principal y se regule en altura aumenta considerablemente el refuerzo a la zona más delicada del cuerpo.

  • Arnés:

    Un arnés de 5 puntos es la mejor forma de sujetar a tu bebé ya que distribuye y refuerza el anclaje a lo largo de todo el torso.
  • Pata antivuelco:

    Todas las sillas contra marcha necesitan además de sus anclajes isofix o con cinturón, otro punto de sujeción ante los impactos más violentos: bien los top-tether: un cinturón que se ancla a la zona del maletero, bien las patas antivuelco que bajan hasta los pies del asiento del coche. En este caso nuestra recomendación son las sillas con pata antivuelco dada su demostrada efectividad. En el caso de las sillas de anclaje con cinturón, un elemento de refuerzo adicional es el low-tether, obligatorio en toda silla de esta tipología e importante para reforzar su instalación ante golpes frontales y laterales.

  • Volante antivuelco:

    No todas las sillas lo tienen, siendo para nosotros un elemento esencial. Conseguimos reforzar la instalación de la silla frente al asiento con mayor presión y un espacio adicional para las piernas. Pero sobretodo reduce el efecto rebote en caso de impacto frontal y es la primera línea de seguridad en caso de impacto por alcance.
  • Reclinado:

    Los grados de reclinado que ofrece una silla, así como su regulación conforme vayan creciendo es también importante: evitamos lesiones cervicales y riesgo de asfixia postural. La recomendación es partir de al menos 45⁰ de reclinado, sin contar que en algunos vehículos los asientos de línea más deportiva pueden reducir este reclinado.

 

Existen más aspectos a tener en cuenta, pero al menos en cuanto a la estructura y su sujeción, éstos deberían ser parte de la consideración a la hora de valorar una silla. Y como hemos comentado al inicio es importante obtener un buen asesoramiento y seguir las indicaciones del propio fabricante y las normativas vigentes.

 

 

 

 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Categorías

Información

Fabricantes

Promociones especiales

Proveedores

Etiquetas